PASAR LA ANTORCHA

Cosas de críos

Si yo fuera adepto a las explicaciones freudianas, diría que nuestra civilización, al menos en su capítulo europeo, ha alcanzado la fase edípica, o sea, la de matar al padre. Naturalmente, tras dos milenios de existencia, habría que reelaborar la teoría para encajarla, no en la primera infancia de la formulación freudiana, sino en la segunda, la de los viejos pueriles, la "segunda inocencia que da en no creer en nada", como definió Antonio Machado. Seguir leyendo...

Pasar la antorcha

En la Ciudad Universitaria de Madrid, flanqueado por las facultades de Farmacia, Medicina y Odontología, aguanta como puede las sucesivas oleadas de vandalismo estudiantil y la imperturbable desidia municipal o rectoral el grupo escultórico denominado “Los portadores de la antorcha”, obra donada en 1955 al pueblo madrileño por su autora, la escultora e hispanista estadounidense Anna Hyatt Huntington. Seguir leyendo...

Primero, Europa

La singladura europea empezó con los filósofos presocráticos y su afán por entender y explicar el mundo y el lugar del hombre en el cosmos, por primera vez en la historia de la humanidad, con los instrumentos de la razón. Más de dos mil quinientos años después, Europa sigue siendo la referencia mundial de racionalidad y dignidad humana. La más bella definición de Europa quizás sea ésta: “Europa es ese lugar del mundo donde la pena de muerte no existe”. Sin duda, la formulación es muy incompleta, pero también muy reveladora del lugar que Europa sigue ocupando en la Historia. Seguir leyendo...